De cada 100 horas de trabajo no remuneradas al año en España, 80 las hacen las mujeres. Sin embargo, de cada 100 horas pagadas, sólo 31 corresponden a las trabajadoras y, además, con salario inferior al que reciben los hombres por igual actividad. Éstas son algunas de las cifras que ilustran el enorme camino que queda por recorrer para conseguir la igualdad entre los sexos. Aunque la igualdad entre los sexos está asegurada por ley, en la vida real las cosas son muy diferentes.

Amalia Gómez, secretaria general de Asuntos Sociales, comparó la igualdad formal con “un espejismo”, y la profesora de sociología e investigadora del CSIC María Ángeles Durán, hizo hincapié en que “no sólo se necesita un cambio, sino toda una revolución”, y alertó ante el futuro: “Hay que ser consciente de los muchísimos obstáculos que quedan por superar y no bajar la guardia, porque la situación no está consolidada”.